Especialidades

Enfermedades del aparato circulatorio

Enfermedades_aparato_circulatorio.ppt

Me duelen las piernas al caminar

 

Cuando existe una enfermedad obstructiva de las arterias de las piernas, el paciente en su inicio presenta dolor al caminar, estas molestias suelen aparecer más con paso rápido y al subir pendientes, se manifiestan como un dolor de predominio en las pantorrillas ( zona gemelar), al cabo de unos minutos de estar andando, es como si alguien o algo nos agarrara o apretara la musculatura normalmente en la zona de la pantorrilla, el dolor va aumentando si continuamos caminando y nos obliga a parar o al menos a disminuir el paso de la marcha.

Al parar ,el dolor cede hasta desaparecer por completo la mayoría de las veces en unos segundos o pocos minutos, si de nuevo iniciamos la marcha comprobamos que podemos volver a caminar un nuevo trecho,generalmente algo más largo que el anterior, pero el dolor de nuevo aparecerá cuando el aporte de sangre no sea suficiente para oxigenar la musculatura de las piernas.

En  los coches con el tubo de gasolina obstruido si no aceleramos o estamos con el coche al relenti el aporte de gasolina que se necesita es mínimo y aunque el tubo este algo obstruido no nos damos cuenta hasta que arrancamos, entonces notamos que el coche no tira, va a trompicones ,ratea, lo mismo pasa en nuestras piernas.

La claudicación intermitente, que es como los médicos denominamos a este síntoma, es más frecuente en los hombre, más si son fumadores, tienen colesterol alto o diabetes, suele aparecer en la sexta década de la vida, y la evolución de la misma puede llevar a la gangrena por falta de riego sanguíneo de la extremidad. En mujeres también se ve pero suelen ser pacientes diabéticas o muy fumadoras, pero es menos frecuente.

La claudicación intermitente puede tener otras causas, por eso es necesario explicarlo al médico y que este nos haga una exploración vascular para descartar otras enfermedades.

Por si acaso, si  somos fumadores o diabéticos o tenemos el colesterol alto, o varios factores de riesgo a la vez, además de ir a ver al médico y ante la franca posibilidad de tener claudicación intermitente de origen vascular , lo primero que debemos hacer es dejar de fumar o al menos reducir el número de cigarrillos a la mínima expresión. 

La reducción de los factores de riesgo , sobre todo el tabaquismo, consigue con el paso del tiempo y el aumento de la circulación colateral que desaparezca la sintomátologia o que mejore mucho.

Si el médico confirma que presentamos una obstrucción de la circulación de la piernas y el dolor de las piernas al caminar es por dicho motivo, además de la reducción y control de los factores de riesgo en las fase iniciales de la enfermedad nos dará medicación encaminada a aumentar la dilatación de las arterias y hacer  la sangre más fluida, menos viscosa,ambas buscan facilitar el paso de la sangre por los sitios que presenten estenosis ( estrechamientos) u obstrucción.

También nos obligará a caminar, ya que esto aumenta la circulación colateral.

Al andar el ejercicio muscular activa la circulación, y esto produce sustancias que ayudan a la formación de nuevos vasos sanguíneos, el andar es uno de los pilares fundamentales de la curación o mejoría de esta enfermedad. Cuando andamos al rato se presenta el dolor en las zonas musculares afectadas , el trabajo muscular precisa de oxigeno y nutrientes y las arterias estenosadas u obstruidas no son capaces de aportar toda la cantidad de sangre que la musculatura demanda, entonces se produce una glucolisis  anaerobia , con poco oxigeno que produce acido láctico y otros compuestos que provocan dolor. Este dolor, si no para el trabajo muscular va en aumento y al final la falta de sangre provoca la claudicación de la musculatura. El dolor aumenta con las pendientes y la marcha rápida, ya que realizamos más trabajo muscular y los requerimientos de oxigeno y nutrientes son mayores.  Las sustancias que se han producido ayudan a dilatar las arterias de la zona para intentar que aumente el aporte sanguíneo, y provocan al mismo tiempo un aumento de la angiogénesis ( capacidad de crear vasos sanguíneos nuevos),  si iniciamos de nuevo la marcha estas sustancias nos permitirán caminar incluso un poco más que la primera vez.

Por eso el caminar sobre todo o algún otro ejercicio que aumente el trabajo muscular de las piernas, es fundamental para la mejoría.

La enfermedad arterial obstructiva, es muy frecuente y en la mayoría de los casos dejando de fumar y caminando unas 2 horas diarias mejora.

La claudicación intermitente suele ser un síntoma inicial de la enfermedad, con el tiempo sino se pone remedio el dolor aumenta incluso aparece en pequeños trayectos y en las fases finales de la enfermedad aparece dolor nocturno, en reposo que nos obliga a colgar los pies en la cama para que aumente por la gravedad el aflujo de sangre hacia la pierna. La piel se atrofia se seca,el pie suele estar más pálido y frío aunque a veces se produce un fenómeno de enrojecimiento previo a la aparición de lesiones de la piel . Las heridas tardan más en curar y pueden aparecer grietas dolorosas en los talones y lesiones en los dedos, en esta fase estamos cerca de que aparezca la necrosis de la piel ( gangrena).